Éxito en los negocios, un post muy personal

¡Hola! Me llamo Juan de la Luz y, para los que acabáis de llegar al blog, soy emprendedor, marketer y desarrollador web. Hace solo 3 años que comencé mi “vida real” en el mundo de los negocios y (toco madera) puedo decir que hasta ahora he tenido éxito en los negocios o, al menos, él suficiente como para vivir el estilo de vida que he elegido.

Cuando digo “vida real” me refiero a que mi vida (ocio, formación, hogar, etc) dependa de si gano o no dinero después de invertir mis ahorros o mi esfuerzo en emprender. Comencé a emprender desde la universidad, pero cuando lo que esta en juego son tus ahorros, tu nivel de vida y no cuentas con el respaldo de papá y mamá para que paguen tus facturas pasas a sentarte a la mesa de los mayores. 

No por esto pretendo asustarte, estamos en un momento perfecto para emprender. No es más o menos difícil que hace 10, 20  ó 30 años, pero sí que contamos con más recursos, estamos más conectados y es prácticamente igual de sencillo vender a 100 personas (alcance local) o a 1M de personas (alcance global). 

Te voy a contar un secreto


¿Sabes cuál es una de las mejores formas para que los emprendedores tengamos éxito? Fomentar que otras personas tengan éxito en el emprendimiento o éxito en los negocios. A esto se le llama crear un ecosistema emprendedor.

Lejos de la imagen de competencia o miedo a “que te copien”, si fomentas que otras personas se lancen a emprender conseguirás que exista más información, medios, compañeros, grupos o incluso herramientas gratuitas online para ayudarte a emprender con éxito. 

Debemos agradecer a todas esas grandes empresas que nacieron, como se dice comúnmente, en un garaje y que han abierto el camino para que entidades gubernamentales, privadas o universidades hayan invertido muchos recursos en crear plataformas para emprendedores. Llegando a el lugar donde estamos hoy, en el que prácticamente todo el mundo esta familiarizado con términos de emprendimiento o, al menos, le suenan.

Yo no iba a ser menos: ¡a contarte cosas para tener éxito en los negocios!

Pues bien, ese es el objetivo de este post. Quiero sumar mi pequeño grano de arena a toda esta vorágine de información para emprendedores, apostando por lanzarte una serie de conceptos/consejos/tips/comentarios que yo creo muy valiosos y que espero te ayuden a tener éxito. 

Como todo en esta vida, son resultados de mis propios éxitos y fracasos. No es común que con solo 25 años y sin necesidad de inversión externa fuese capaz de diseñar mi propio modelo de vida y hacer funcionar un modelo de negocio que lo sustente. 

Espero no parecer engreído, solo quiero contar con tu confianza para que continues leyendo y tomes en consideración este post que, con suerte, te ayude a conseguir esa vida que deseas y te mereces. 

¿Listo o lista? Empecemos entonces. 

El día en el que me di cuenta de que el esfuerzo y el éxito van de la mano

Pues bien, empezamos con una pequeña historia. Hace aproximadamente unos 4 años comencé a crear un negocio junto a otras 6 amigos. Todos con una forma de entender la vida parecida y con ganas de comernos el mundo (no faltan ganas, emoción y buenas intenciones en las primeras reuniones de todo proyecto emprendedor). 

Yo trabajando de comercial

Mis cualidades personales siempre me han ubicado en la faceta comercial o cercano a la experiencia de usuario en cada proyecto. Esto me hace tener conciencia de como te ve una persona de 40 años cuando un chaval, que no llega a los 30 años, le dice que puede ayudarle a que su negocio vaya mejor.

¿Cómo se gana la confianza y consigue este joven emprendedor avanzar en el mundo de los negocios? Dando un precio a su cliente lo suficientemente bajo como para que no le suponga una gran inversión a esta empresa dado el valor que aportas, pero lo suficientemente alto como para no trabajar gratis.

Esto tiene algunas consecuencias:

  1. Trabajar muchas muchas pero que muchas horas para hacer el mejor trabajo posible y que no este valorado en función de los resultados.
  2. Te permite generar los primeros “casos de éxito”, ganando en confianza y experiencia. 
  3. Puedes desanimarte cuando por fin te pagan y creer que así nunca tendrás éxito en los negocios. 

Es esto último lo que le paso a todos mis compañeros durante los primeros meses, abandonando muchos de ellos el proyecto porque “no les compensaba el esfuerzo”. Encontramos rápidamente clientes que accedían a pagar estos precios bajos, pero para ellos estábamos trabajando por muy poco.

Me comprometí a dar el 400% de mi en cada una de estos trabajos, a pesar de que yo sabía que mis ganancias inicialmente no fueran muy altas. 

Por mi parte, estaba muy motivado. Estos clientes comenzaban a hablar maravillas de nuestra agencia, atraían a nuevos clientes gracias a su buena experiencia y además me daban información sobre necesidades que tenían y que yo podía utilizar para lanzar otros proyectos.

Este esfuerzo suplió algo que no tenía al comienzo: experiencia. Me comprometí a dar el 400% de mi en cada una de estos trabajos, a pesar de que yo sabía que mis ganancias inicialmente no fueran muy altas.  

Gracias a este sistema, conseguí durante los primeros 14 meses captar a muchos clientes gastando 0€ en publicidad. Lo que luego supuso que, durante estos 3 años, haya podido subir progresivamente mis tarifas y obtener el beneficio que realmente me merezco. 

No lo olvides, esfuerzo = éxito. 

Para esto debes creer, enamorarte y manifestar 

Cree en ti. De verdad, cree en ti porque puedes hacerlo. Cree también en lo que haces, si sabes que tu trabajo sirve para mejorar el mundo, ayudar a otras personas o, por lo menos, dejar este mundo un poco mejor de lo que lo encontraste adelante.

Enamórate de lo que haces. Esto ayuda a que el esfuerzo, las opiniones contrarias o los fallos sean menos dolorosos y puedas avanzar. 

Manifiesta lo que deseas y vive en consecuencia. Esto significa actuar en consecuencia a lo que te propones, creo que es lo que más me motiva cuando conozco a un emprendedor o emprendedora (en los negocios o en la vida). Si tu sueño es correr una maratón pero no tienes zapatos de deporte ni intención de usarlos, ¿Cómo vas a conseguirlo?

Manifestar es actuar en consecuencia a unos objetivos que tienes claros

Yo manifesté que quería tener éxito en los negocios y vivir de una forma sencilla y consciente. No vivimos en una película y los resultados no llegan por obra divina. Manifestar es actuar en consecuencia a unos objetivos que tienes claros y todos lo sabemos. 

Trazar un plan y medir es una buena opción para asegurarte el éxito

Si es que no puedo abandonar mi amor por los numeritos, demasiados años en una escuela de ingeniería. 

Pero medir los resultados, aunque sea en un libreta con pequeñas anotaciones, te permite saber si vas o no por el buen camino y si las “acciones” que haces te están ayudando a llegar a tu objetivo. 

Y ahí va una historieta que espero te sirva para ver lo importante que es esto. Verás, yo soy de una pequeña ciudad al sur de España (Cádiz). Cádiz es una península muy estrecha y no es muy grande, perfecta para moverse a pie. 

Mi pequeña y bella ciudad

Mi primera actividad comercial fue visitar todas las tiendas que pudiese desde el final de la ciudad hasta el centro histórico (zona más ancha) para validar solo 2 indicadores: 

  1. ¿Les parecerá útil lo que les propongo?
  2. ¿Es una buena forma de captar clientes ir puerta por puerta?

A lo largo de un par de semanas fui visitando varias tiendas y empresas para validar estos indicadores. Después de hablar con muchas personas pude sacar los siguientes datos que resumiré para no aburrirte.

  1. Prácticamente a todo el mundo le parecía SUPER INTERESANTE lo que comentaba. No solo eso, me proponían otras posibilidades, indicándome como podía hacer más interesante mi propuesta. 
  2. No conseguí ningún cliente. 

De aquí saqué algunas cosas interesantes: 

  1. No eran nada productivos estos paseos para conseguir clientes. 
  2. Si lo eran para obtener ideas de negocio o cerrar “packs” de servicios para futuros clientes. Como mi visita no era 100% comercial, más bien amistosa, me veían como alguien que quería ayudar pero no sabía como. Dándome mucha información. 

Si no hubiera tomado notas y tenido claro que indicadores quería validar podría haber caído en la trampa de usar esta misma actividad en otras ciudades (como al principio plantee) perdiendo tiempo, dinero y, posiblemente, motivación por el camino.

Por otro lado, ahora sí sabía lo que quería mi cliente y se lo iba a dar. Estaba encaminado a tener éxito en los negocios.

Conclusión

Vamos a ir cortando un poco que cuando me pongo a hablar… no hay quien me pare. Si quieres tener éxito a la hora de emprender que nadie te engañe, no hay una formula secreta y no hay un modelo de negocio perfecto para todo el mundo. 

Todo esto que te he contado hoy fue lo que me sirvió a mi para, en solo 3 años, conseguir hacer funcionar mi propio negocio y que me permitiese investigar nuevos proyectos. 

Si por tu parte estas falto de ideas, estas investigaciones me hicieron llegar hace poco tiempo a un producto que me parece perfecto para crear un negocio muy lucrativo y escalable. Puedes conocer más sobre ello aquí o directamente pregúntame. 

Tanto María como yo hemos invertido mucho esfuerzo en crear una forma de ayudar a más personas a vivir según sus ideales y sus valores, convirtiendo el trabajo en una herramienta necesaria y no en una obligación que te amarga la vida. Desde nuestro punto de vista esto es tener éxito en los negocios y no solo ganar millones.

Espero que te guste este post con un tono más personal, espero tus comentarios y ya sabes que puedes seguirme en mi Instagram o suscribirte a nuestra newsletter (te dejo el formulario aquí abajo). 

Un fuerte abrazo, 

Juan.

Leave a comment

TOP